Errores comunes antes de afrontar la reforma y cómo solucionarlos

Lo bueno de reformar una vivienda es que puedes solucionar casi todo que hace que no sea perfecta. Hoy veremos algunos errores comunes antes de la reforma y que puedes solucionar tras el proyecto de reforma. Por ello, tanto si es tu vivienda habitual como si estás pensando en comprar para reformar, no te preocupes: casi todo tiene solución.

errores comunes antes de la reforma

No dejes de apostar por una vivienda que para ti es “casi ideal” porque tiene algún pequeño detalle constructivo que no te convence. La casa perfecta no se encuentra nunca, y es posible que ese defecto pueda solucionarse durante la reforma. Algunos de estos errores constructivos o de distribución tienen, de hecho, fácil solución.

Una vivienda demasiado compartimentada

Hay viviendas que tiene demasiadas paredes y, por lo tanto, resultan demasiado compartimentadas. Si esos espacios son muy pequeños, hacen que la vivienda tenga menos luz y que la superficie quede menos aprovechada.

¿Realmente necesitas esa habitación para invitados o ese despacho?. Mejor aprovecha la reforma y prescinde de habitaciones secundarias o junta la cocina al salón, por ejemplo. Derribando algún tabique ganarás espacio útil en tu hogar y te permitirá tener habitaciones más grandes y mejor distribuidas. Aprovecha la reforma para ganar en amplitud y seguro que no te arrepentirás.

Pasillo demasiado largo

Todo un clásico de las viviendas antiguas: muchas tienen pasillos demasiado largos. Si además son estrechos, este problema suele ir unido al anterior y la vivienda queda oscura y con espacios de circulación inútiles y que hacen que la superficie esté mal aprovechada.

reforma de vivienda

Puedes tomar dos opciones: bien aceptarlo e intentar adaptar el pasillo (por ejemplo añadir  una estantería de obra y que sea útil) o aprovechar la reforma para redistribuir la vivienda por completo. ¡Es ahora o nunca!

Dar prioridad a situaciones puntuales y no cambiarlo con la reforma

Aprovecha la reforma para dejar de pensar en situaciones puntuales en vez de en el día a día de tu familia. Por ejemplo, tener una habitación para invitados es perfecto salvo que para poder contar con ella tengas que renunciar a otros usos de diario.

Si recibes visitas con frecuencia, déjala. Pero si solo viene alguien de vez en cuando, tal vez es mejor acoger a tu invitado en un sofá cama en el salón y no renunciar a un baño más, un vestidor o un despacho. La reforma es el momento de plantear las prioridades y dar una vuelta a los usos más imprescindibles.

No pensar en el futuro cuando plantees tu reforma

Igualmente, un error común de las reformas puede ser no pensar en el futuro a la hora de afrontarla. Aunque ahora ni te lo plantees, puede que en un tiempo decidas vender o alquilar tu casa porque tus circunstancias cambien o te mudas de ciudad. Puede que la familia crezca o, al revés, en algunos años tus hijos abandonen el nido, o que tus padres vengan a vivir contigo cuando sean más dependientes.

No debes condicionar las obras de reforma a posibilidades muy lejanas pero sí tener en cuenta que tu vida puede cambiar y diseñar una reforma lo más flexible posible.

Pensar en arreglar los fallos más adelante

“Dejar para mañana” puede provocar graves problemas mientras estás reformando una casa. Este es uno de los errores comunes antes de la reforma que más se comete. A veces, estás ya harto de obras y prefieres pasar por alto un conflicto constructivo pensando que podrás arreglarlo con los muebles o incluso a posteriori en otra “mini reforma” que nunca llega. 

reforma de piso

Piensa y estudia todas las posibilidades antes sobre plano (mejor con ayuda profesional ) ya que redibujar es mucho más sencillo que tirar tabiques. No pienses en arreglarlo después: ponte a ellos ya de una vez por todas.

Una vivienda mal aislada y con mal sistema de climatización

Que una vivienda esté bien aislada es fundamental a la hora de tener ahorro energético, como ya os comentamos en el post de cómo tener una vivienda eficiente. No solo para que resulte más sostenible, algo fundamental, sino para no gastar dinero innecesariamente.

Las viviendas antiguas suelen necesitar cambios para mejorar el aislamiento, (cómo reformar un piso antiguo) que puede ser desde cambio de ventanas por unas con puente térmico a aislar el cerramiento exterior. También se puede aprovechar para instalar sistemas pasivos de climatización. La reforma es el momento ideal para que tu casa sea lo más sostenible posible. Puede parecer un gato pero en nada lo amortizarás.

Mala colocación de los dispositivos y puntos de luz (o falta de ellos)

En una vivienda antigua, e incluso en otras que no lo son tanto, es demasiado habitual encontrar con que los dispositivos, es decir, los enchufes e interruptores están colocados de una manera muy poco funcional o que no encajan con tu nueva idea de vivienda. Igual pasa con los puntos de luz: muchas veces son insuficiente. Este, es uno de os errores comunes antes de la reforma y que se puede solventar con facilidad.

Antes de distribuir los nuevos  muebles hazlo en base a la colocación de los interruptores. Lo ideal, ya puestos, es aprovechar la reforma para renovar la instalación eléctrica y poner los dispositivos y puntos de luz donde te vayan mejor y añadir los nuevos que necesites. Apuesta  por iluminación de LED para ayudar eficiencia energética y al ahorro futuro de tu factura eléctrica.

El gotelé: es el momento de quitarlo

Siguiendo con lo de no dejar para luego lo que puedas hacer en la reforma: quitar el gotelé es ya más que necesario si te pones en reformas. No caigas en “volverá la moda” porque fue algo muy concreto de una época determinada y que realmente se utilizó para tapar desperfectos en paredes.

presupuesto de reforma

Realmente quitarlo es más sencillo de lo que parece el gotelé es muy fácil y la reforma es el momento perfecto para dejar las paredes lisas listas para pintar e incluso poner papel pintado o vinilos en determinados lugares.

No elegir bien los materiales

En tu vivienda te has encontrado unos suelos determinados, unas baldosas que ya no te gustan… La reforma es el momento de pensar los materiales más adecuados. Para ello, debemos conocer los que van bien en cada estancia y que además sean ideales a nuestras circunstancias (que den la resistencia que necesitemos, que estén dentro del precio que podemos permitirnos…). Aquí os dejamos algunas ideas de pavimentos para tu hogar.

Para ello, es fundamental conocer bien todas las posibilidades para evitar errores comunes antes de la reforma. Estar informado es el mejor modo de poder elegir. Si dudas, ponte en contacto con Cubicup y nuestros profesionales te ayudarán en todo lo que necesites.


COMPARTE ESTA GUÍA DE AYUDA
Twitter Facebook Linkedin Mail Whatsapp