Fregadero visto para la reforma de cocina

Diréis ¿cómo que un fregadero visto? Si, han vuelto y con mucha fuerza. Todo lo pasado esta volviendo y más cuando el estilo que proporciona va encaminado hacia un “estilo vintage”. Hoy vamos a contarte que lo antiguo no es tan antiguo y que lo moderno no es tan práctico como era lo de nuestros abuelos.

fregadero visto
Foto vía Pinterest

Las cocinas, ese espacio mágico en el que ya te hemos dado ideas (“integración de cocina en salón”, “cocinas sin azulejos”, “evitar errores comunes en la reforma de la cocina”…) Realmente nuestra intención es darte opciones, ideas y recursos de como reformarla, mejorarla, y adaptarla a tus necesidades.

La reforma depende del nivel de exigencia que tengamos con el espacio y el coste máximo de inversión que nos podemos permitir; desde un punto de partida firme, en el que busquemos siempre funcionalidad y practicidad en nuestro espacio.

Aspectos básicos antes de la reforma

Como ya te contamos en el post referente al “triángulo de trabajo en la cocina” (recordando que tenemos tres zonas claves: zona de almacenaje, zona de preparación de alimentos y limpieza y, por último, zona de cocción.

El fregadero es un objeto que sirve para lavar alimentos y prepararlos, fregar utensilios… por lo que pertenece a nuestra zona 2; es un elemento clave en nuestras cocinas, y en la actualidad el propósito de la mayoría de los fabricantes es que este enrasado, bajo encimera encastrado, sea del mismo material que la encimera para pasar desapercibido… ¡que esté oculto! ¿Por qué?

Sabemos que es el estilo de diseño que este marcado en estas dos últimas décadas; pero el tipo de fregaderos anteriores, sin tanta modernidad, eran así por algún motivo: proporcionaban una gran funcionalidad para los usos deseados, tanto para fregar como para lavar.

¿Cómo es el fregadero visto?

El fregadero visto, llamado de toda la vida “pila” e identificado con un nombre algo más técnico, Fregadero Belfast, está volviendo a nuestras vidas y está marcando gran tendencia en el diseño de cualquier reforma de cocina.

Fregadero blanco
Foto vía El Comercio

Este tipo de fregadero es muy popular en Norte América: Estado Unidos y Canadá. Su tendencia por Europa está influenciada por series y películas americanas, en las que vemos cocinas inmensas con estilo propiamente marcado (tipo rústico) en la que su fregadero es cúbico, con gran profundidad y muy visible; no lo esconden, lo resaltan y lo dan protagonismo en el espacio.

Características y ventajas del fregadero Belfast

Versatilidad

Al ser un elemento con una forma tan adaptable (cuadrado o rectangular) permite proporcionar varias posibilidades de colocación en combinación con otros elementos.

Variedad de tamaños

Su tamaño puede ser tan variable, (varias dimensiones a disposición del cliente), que permite que el diseño condicione al fregadero (hasta un límite), en vez de que el fregadero condicione al diseño.

Higiénico y limpio

Su forma y tamaño proporcionan practicidad a la hora de ponerse a limpiar este elemento por el hecho de no tener “recovecos” y poseer remates, esquinas y rincones redondeadas y superficies planas.

Profundidad

Su profundidad le convierte, en más que un fregadero, en un lavadero. Pensarás, ¿tanta profundidad para fregar y lavar? ¿para qué? ¡Si ya tenemos una lavadora y un lavavajillas!… Pues no es solo por eso, no sólo posee esta característica porque sí.

fregadero visto
Foto vía Pinterest

En viviendas con cocinas pequeñas, en el que el ancho de espacio está limitado y ajustado por otros elementos, es muy recomendable valorar colocar este tipo de fregadero ya que su profundidad es uno de sus fuertes.

Capacidad

Gracias a la profundidad de este elemento, y del ancho (variable según cocina y diseño) la capacidad para “manejarte con las manos” en él, es maravillosa.

Esmaltado al completo

Este fregadero se diferencia de todos los demás por su acabado completo, por todo su exterior al igual que por su interior, quedando reforzado por todas sus caras.

Posibilidades de diseño con un fregadero Belfast

Su estética por definición es clásica ya que su uso habitual siempre ha sido en viviendas de estilo tradicional, clásico y/o rustico. Pero esto esta cambiando. Este tipo de fregadero se está convirtiendo en “el elemento que marca la diferencia”. Está entrando en otros estilos con fuerza, convirtiéndose en el protagonista de la cocina y ganando puntos respecto a otros elementos visibles, siendo adaptable a cualquier diseño.

Fregadero rústico
Foto vía Pinterest

Su belleza vintage o retro hace que resalte con todos los elementos que tiene a su alrededor, y más cuando su faldón frontal visto destaca sin lugar a duda, ya que es visible de forma perpendicular. Su contraste con una encimera de otro material hará que se note más aún.

Este faldón delantero puede contener relieves, formas, patrones o motivos repetitivos dando personalidad al fregadero, al igual que este puede ser fabricado en distintos materiales (cerámica, acero inoxidable, silestone, hormigón…) y colores.

Confía en los profesionales

¿Están decidido a colocar un elemento considerado como “antiguo” pero práctico en tu reforma de cocina? ¡Pues ahora es tu momento de hacerlo! Da protagonismo a un elemento concreto en tu idea base de diseño, en este caso colocando un fregadero visto o Belfast, y verás como tu cocina gana puntos descarrilándose de un diseño “típico”; Se tú, el que marque la diferencia con tu elección. Confía en los profesionales de Cubicup para hacer la reforma de tu cocina.

Autor

Laura Gutiérrez Martínez 
Arquitecto Técnico e Interiorista.


COMPARTE ESTA GUÍA DE AYUDA
Twitter Facebook Linkedin Mail Whatsapp