Pedir un préstamo o hipoteca para reformar tu casa

El paso de los años va dejando huella en nuestro hogar, y es normal que en algún momento tengamos que plantearnos una reforma que puede ser de mayor o menor envergadura. Puedes recurrir a la financiación externa a través de la opción de pedir un préstamo o hipoteca, ya que uno de los principales problemas para afrontar la obra suele ser el presupuesto. Sin embargo, Pero, ¿qué es mejor, un préstamo personal o un préstamo hipotecario?

pedir un prestamo o hipoteca

Pedir un préstamo para reformar la vivienda

La primera opción que se nos plantea es la de acudir al banco y pedir un préstamo personal para poder sufragar el importe de la obra.

Debemos tener especial cuidado si además estamos pagando una hipoteca, puesto que la nueva cuota hará subir nuestros gastos mensuales. Para evitar problemas, la suma del importe del préstamo hipotecario y de la cuota del nuevo préstamo para reforma no debería superar un 40 % de los ingresos mensuales de nuestro hogar.

Ventajas de un préstamo personal

La tramitación suele ser rápida y se exigen menos requisitos que para un préstamo hipotecario.

El banco no suele pedir demasiados datos sobre lo que se va a hacer con el dinero.

El único coste extra a asumir es la intervención del Notario para dejar constancia del contrato de préstamo a través de escritura pública.

Inconvenientes de un préstamo personal

Se suma una letra más al gasto mensual.

Los tipos de interés de los préstamos al consumo suelen ser elevados.

El plazo de amortización es más corto.

Hipoteca para reformar, pros y contras

Aquí pueden darse dos situaciones, que nuestra vivienda ya esté libre de cargas y la volvamos a hipotecar para sufragar los gastos de la reforma, o bien que estemos pagando ya un préstamo hipotecario.

Si tenemos un préstamo hipotecario que estamos pagando tenemos varias posibilidades:

Ampliamos ese mismo préstamo, de forma que vamos a seguir pagando una única cuota.

Pedimos una segunda hipoteca sobre la vivienda en el mismo banco con el que tenemos contratada la primera o en otra entidad diferente. En ambos casos pasaremos a pagar mensualmente dos letras de hipoteca.

pedir un prestamo o hipoteca
Imagen vía Unsplash
Ventajas de un préstamo hipotecario

Los tipos de interés de los préstamos hipotecarios siempre son más bajos que los de los préstamos personales.

El plazo de amortización es más amplio, lo que permite reducir el importe de las cuotas mensuales.

Es posible encontrar bancos que ofrezcan hipotecas con cero comisiones.

Inconvenientes de un préstamo hipotecario

Los gastos asociados son más altos, tanto en el momento de constitución de la hipoteca como a la hora de cancelarla.

Tu casa se convierte en una garantía directa del dinero que has solicitado.

Hay más papeleo y se suele tardar algo más en la tramitación.

¿Pedir un préstamo o hipoteca, qué es mejor?

Como acabas de comprobar, a la hora de pedir un préstamo para reformar una casa se te plantean varias opciones, y en ambos casos hay ventajas e inconvenientes.

No podemos afirmar que un producto sea mejor que otro, todo depende de tus circunstancias personales y de la cantidad de dinero que necesites.

En ambos casos vas a contraer una deuda que quedará garantizada con todos tus bienes presentes y futuros, así que merece la pena que dediques algo de tiempo a investigar las condiciones que te ofrece cada entidad bancaria.

Además, conviene que actúes con precaución y no pidas demasiado dinero. Determina muy bien cuáles son las necesidades de tu hogar y qué nivel de endeudamiento puedes afrontar. Consulta nuestras guías de precios para orientarte. Esto te ayudará a tener más claro el límite máximo de presupuesto que deberías fijar para la reforma.

¿Tienes claro qué quieres reformar? ¿Quieres saber cuánto te costaría? En Cubicup tenemos a los mejores profesionales, pide ya tu presupuesto.


COMPARTE ESTA GUÍA DE AYUDA
Twitter Facebook Linkedin Mail Whatsapp